Ciudades: Si hay problemas, que no se note

BUENOS AIRES (AP). Para convencer al mundo olímpico, lo mejor sería exhibir virtudes y tratar de ocultar defectos.

Estambul, Tokio y Madrid, candidatas a organizar los Juegos Olímpicos de 2020, encaran en Buenos Aires la recta final hacia la decisiva votación del sábado desplegando un arsenal de actividades en las que, si no se pregunta, no se habla de temas que las afectan tales como protestas violentas, desastres naturales o problemas económicos.

La 125ta sesión anual del Comité Olímpico Internacional, cuya ceremonia de apertura será el viernes, tendrá además otros dos momentos culminantes: el domingo se decidirá qué deporte formará parte del programa olímpico entre la lucha, squash y la candidatura conjunta de béisbol/sóftbol, mientras el martes se elegirá al nuevo presidente del COI en lugar de Jacques Rooge.

Estambul, Tokio y Madrid, nombradas en ese orden porque así se decidió en un sorteo para evitar cualquier favoritismo, tienen virtudes de sobra, pero también defectos que tratan de morigerar para llegar al día clave con la esperanza intacta.

Sin ir más lejos, Tokio salió el miércoles a defenderse de las preocupaciones que genera su postulación debido a una fuga de agua radiactiva en la central nuclear de Fukushima, en el norte de Japón.

El director de la candidatura Tsunekazu Takeda dijo que el agua y los alimentos en Tokio no difieren al de otras grandes ciudades del mundo, mencionando a Nueva York, París, Londres o Buenos Aires.

"Ni una sola persona ha sido afectada por el tema de la radiación", señaló Takeda, a través de un intérprete. "Fukushima está a 250 kilómetros de Tokio. Estamos bastante lejos, no hay que estar preocupados por este tema".

De todos modos, el temor por las filtraciones de agua aparentemente contaminada sería un punto negativo para las aspiraciones de Tokio, que además tuvo que luchar en su campaña contra los resabios del terremoto y tsunami que devastó al país en marzo de 2011.

Tokio, que organizó los Juegos de 1964 y se postuló infructuosamente para los del 2012, es levemente favorita por delante de Madrid y Estambul cuando los miembros del COI voten el anfitrión de 2020.

Sus dos rivales tampoco las tienen todas consigo.

Estambul ha quedado a la defensiva debido a recientes manifestaciones antigubernamentales en la plaza Taksim, la principal de la ciudad, en oposición a planes del gobierno de talar árboles y levantar una réplica de edificios de la era otomana.

También preocupa su cercanía con Siria, envuelta en una cruenta guerra civil y de la que se sospecha que el régimen de Bashar Assad usó armas químicas en un ataque contra suburbios en Damasco.

El presidente de la candidatura de Estambul, Hasan Arat, dijo el martes en la capital argentina que Estambul dio sobradas muestras de vivir en tranquilidad, tal como ocurrió durante el reciente Mundial sub20 de fútbol, incluyendo la final que se disputó en esa ciudad.

"Estambul y Turquía están preparadas para difundir un mensaje de armonía y de paz", sostuvo Hasan. "Estambul une el este y el oeste y por primera vez los Juegos pueden ser a la vez asiáticos y europeos".

España se ha visto sacudida por una depresión financiera y un desempleo del 27 %, de la cual no escapó Madrid.

Sus autoridades dicen que la oferta madrileña tiene asegurada la financiación de las obras olímpicas y que España tendrá un crecimiento económico estable en los próximos cinco años.

La alcaldesa de Madrid Ana Botella dijo que la inversión será alta _faltarían unos 1.940 millones de dólares en siete años_ pero los beneficios también.

"Los Juegos Olímpicos van a contribuir a la recuperación económica", sostuvo Botella en Buenos Aires. "Se hacen cálculos de la cantidad de puestos de trabajo directo e indirecto que se pueden crear y se estiman en 300.000 empleos".

La cuenta regresiva a las sesiones del COI se inició el miércoles con sesiones a puertas cerradas de su comisión ejecutiva en un hotel de la capital argentina a la vera del Río de la Plata, blindado por unos 2.000 efectivos de seguridad.

Algunas de las personalidades que apoyarán las candidaturas son el jefe del gobierno español Mariano Rajoy y los primeros ministros Shinzo Abe (Japón) y Recep Tayyip Erdogan (Turquía), quienes llegarán tras una reunión de líderes mundiales en San Petersburgo en la cumbre económico del Grupo de los 20.

Además llegaron o llegarán los príncipes Felipe y Letizia de España; Alberto de Mónaco; Federico de Dinamarca; la princesa Ana de Inglaterra, y la princesas Akiko y Takamado de Japón.