Dopaje sistemático en Alemania Occidental

BERLíN (AP). Los atletas de Alemania Occidental eran dopados sistemáticamente con el respaldo del gobierno por lo menos desde la década del 70 o posiblemente antes, reveló un estudio realizado por investigadores de la Universidad Humboldt, de Berlín.

El diario Sueddeutsche Zeitung publicó el sábado los detalles del estudio de 800 páginas bajo el título "Dopaje en Alemania desde 1950 hasta la actualidad". El documento revela hasta qué punto los políticos de Alemania Occidental presuntamente deseaban fomentar el uso de drogas entre los atletas con el objeto de asegurar un éxito internacional.

Inclusive, el reporte explica cómo un ministro del Interior, no identificado, supuestamente dijo en esos tiempos: "Nuestros atletas deberían tener las mismas condiciones y servicios al igual que los atletas del bloque oriental".

El reporte, integrado por investigadores de la Universidad Humboldt por encargo de la Confederación Alemana de Deportes Olímpicos, fue encabezado por Giselher Spitzer. Se completó en abril, pero no se ha publicado debido a preocupaciones de privacidad y a posibles problemas legales derivados de la identificación de deportistas, médicos y políticos.

El reporte afirma que durante décadas el estado financió experimentos con sustancias que estimulaban un mejor desempeño tales como esteroides anabólicos, testosterona, estrógenos y dopaje con el agente EPO por vía intravenosa.

No explica cuándo terminaron los experimentos.

Asimismo señala que un número no especificado de futbolistas de la selección ganadora de la Copa Mundial de 1954 recibieron las inyecciones de la metanfetamina Pervitin, más conocida en la actualidad como "speed", dijo el diario.

Los autores del informe indican que el dopaje de Alemania Occidental no evolucionó como consecuencia de un programa sistemático de Alemania Oriental para suministrar drogas a los atletas bajo el gobierno comunista, sino que operaba paralelamente.

Las condiciones para un "dopaje sistemático" fueron sentadas en 1970 cuando se creó el Instituto Federal de Ciencias Deportivas (BISp por sus siglas en alemán) bajo la jurisdicción del ministerio del Interior, que sigue siendo responsable de los deportes.

El BISp brindó financiamiento durante años para la investigación de las sustancias para el dopaje. Las instalaciones de medicina deportiva en Friburgo, Colonia y Saarbruecken figuraron entre los principales receptores, señala la publicación.

"Existe una conexión sistemática entre la investigación y las sustancias prohibidas y su uso para los atletas", dijo el director del proyecto Giselher Spitzer de la Universidad Humboldt a The Associated Press en una entrevista telefónica el año pasado. "Es por eso que lo llamamos dopaje sistemático".

El dopaje existía en Alemania antes del establecimiento del BISp.

Los soldados alemanes usaban anfetaminas durante la Segunda Guerra Mundial. Esas sustancias también fueron usadas por la selección de fútbol alemán desde fines de la década de los 40 como algo "normal", según el estudio.

Los historiadores descubrieron una carta con fecha del 29 de noviembre de 1966, en la cual el presidente del comité médico de la FIFA, Mihailo Andrejevic dijo que hallaron "rezagos muy pequeños" del proscrito estimulante efedrina en tres jugadores alemanes cuyos nombres no se mencionan, en la Copa Mundial de 1966.

En la final, Inglaterra venció 4-2 a Alemania Occidental.

El Sueddeutsche Zeitung informó que, según el estudio, el técnico del Borussia Dortmund, Max Merkel, ordenó a sus futbolistas que tomaran la metanfetamina Pervitin en 1961. El Dortmund cayó en la final alemana frente al Nuremberg en ese año. Merkel falleció en 2006.

El informe menciona también que se dopaba a menores de edad. Se suponía que no debían suministrarse esteroides anabólicos a mujeres ni a niños ante la incertidumbre de sus efectos de largo plazo. Pero los investigadores dicen que esa recomendación no se acataba.

Joseph Keul, médico de Friburgo probó presuntamente los efectos de los esteroides anabólicos en niños de incluso 11 años. Keul falleció en 2000.

El rotativo señaló también que los deportistas alemanes recibieron unas 1.200 inyecciones de la droga Berolase y de ácido tióctico en los Juegos Olímpicos de 1976 en Montreal. Las sustancias no estaban prohibidas en aquel año, y supuestamente mejoraban el desempeño, aunque no se habían comprobado sus efectos.

Después, estas drogas se conocerían como la jeringa de Kolbe. El nombre se deriva del remero Peter Michael Kolbe, quien parecía tener el oro en sus manos hacia el final de su regata contra el finlandés Pertti Karppinen, quien lo superó.

El estudio fue encomendado por el BISp en 2008, en nombre de la Confederación.

"Mucho de lo que leemos hoy no es nuevo", dijo el secretario general de la Confederación, Michael Vesper. "Estamos ansiosos por tener el reporte final, que esperamos en breve de manos del BISp)".

El Ministerio del Interior informó en un correo electrónico que se han atendido las preocupaciones que demoraban la publicación del reporte.

"Así que, en este aspecto, no hay nada que interfiera con la publicación", agregó.

Sin embargo, no se informó cuándo se divulgará el estudio.

El presidente de Atletismo Alemán, Clemens Prokop, instó a que se revelen los nombres "especialmente de aquéllos que siguen dedicados al deporte".