Jueza de tenis aprobó prueba de polí­grafo

LOS ANGELES (AP). Una jueza general de tenis, acusada por la muerte de su marido, aprobó el examen que se le aplicó con un detector de mentiras al negar que haya cometido el asesinato con una taza de café, dijeron sus abogados.

La defensa de Lois Ann Goodman dijo el lunes por la noche a The Associated Press que envió los resultados de la prueba del polí­grafo mediante un correo electrónico a la oficina del fiscal de distrito. Los abogados sugirieron que la fiscalí­a replantee el caso y contemple la posibilidad de desechar los cargos que se imputan a la mujer de 70 años.

El principal detective del caso, David Petique, habí­a pedido que Goodman se sometiera al polí­grafo "para deslindarse", cuando se le comenzó a investigar, un mes después del fallecimiento de su marido, dijeron los abogados Alison Triessl y Robert Sheahen. Sin embargo, Goodman rechazó esa petición el 3 de mayo, por consejo de su antiguo abogado.

Los nuevos defensores dijeron que la sospechosa ha cumplido ahora con la solicitud y aprobó con facilidad el examen.

"Espero que ellos replanteen el caso", dijo Treissl en una entrevista telefónica. "Los hechos simplemente no sustentan las afirmaciones de que hubo un asesinato. Los resultados del polí­grafo demuestran que Goodman no mató a su marido, quien murió en un desagradable accidente".

Una vocera del fiscal de distrito dijo que la oficina no emitirá comentarios sino hasta que los resultados se presenten en la corte.

Goodman, quien ha sido jueza en los partidos de algunas de las más grandes figuras del tenis, se ha declarado inocente de matar a su marido de 80 años al golpearlo con una taza de café. Niega también que haya usado el asa rota para apuñalarlo.

Ha sugerido que Alan Goodman cayó por las escaleras cuando llevaba en la mano una taza de café, lo que causó sus lesiones fatales.

Alan Goodman falleció en abril. Originalmente, las autoridades consideraron que se cayó por las escaleras de su casa, cuando su esposa no estaba. Más tarde, comenzaron a investigar un homicidio, cuando un forense reportó lesiones sospechosas en la cabeza de Alan Goodman.

Lois Ann Goodman fue detenida en agosto, justo antes de dirigir un encuentro del Abierto de Estados Unidos en Nueva York.