Madrid salva escollos y se lanza al 2020

BUENOS AIRES (AP). Madrid apuesta a la recuperación de la economía española y una infraestructura casi lista en su candidatura para los Juegos Olímpicos de 2020.

Aunque no pasó el momento de convencer, llegó la hora de emocionar al casi centenar de miembros del Comité Olímpico Internacional (COI) que el sábado decidirán la ciudad ganadora, entre Madrid, Tokio y Estambul, en una sesión plenaria en la capital argentina.

Eso es lo que está haciendo ahora Madrid: hablar con el corazón, sin dejar de mirar la billetera.

"Madrid tiene una magia especial para la gente", dijo la alcaldesa de Madrid, Ana Botella. "Algo característico de España y de Madrid es la manera que tenemos de acoger a las personas".

En su tercera presentación como candidata, Madrid sostiene que gracias a esas experiencias refinó y mejoró los antiguos proyectos. Pero sortea interrogantes relacionados con la crisis económica que se desató en España en 2008, aunque su delegación olímpica sostiene que de ese problema solo quedan secuelas.

A la inversa de lo que sucede en Tokio y Estambul, las grandes inversiones en Madrid ya estarían hechas y las que faltan sólo suman 1.940 millones de dólares a desembolsar en siete años.

La delegación española coincidió en Buenos Aires en que la situación económica ha comenzado a mejorar y que el presupuesto que maneja Madrid para encarar las obras restantes representan un porcentaje que se podría digerir sin problemas por el presupuesto del Estado, la Comunidad de Madrid y el ayuntamiento.

"Se habla en tiempos difíciles de inversión, retorno económico y puestos de trabajo y además contamos con el apoyo del 91 % de la población española", dijo el jefe de Madrid 2020, Alejandro Blanco. "Creo que todas las presentaciones son decisivas y por eso vamos a seguir trabajando hasta el último metro para explicar la fortaleza de nuestra candidatura".

Madrid llegó con un equipo de lujo, y aún espera refuerzos como el jefe del gobierno español Mariano Rajoy, para convencer a los miembros del COI que es la ciudad ideal para ser anfitriona de los juegos posteriores a los de Río 2016.

Para atraer apoyos, Madrid además cuenta con su presidente de honor, el príncipe Felipe de Borbón, que ya lleva varios días en la capital argentina y que sucede a la reina Sofía y el rey Juan Carlos, que lideraron las delegaciones en las frustradas candidaturas en Singapur 2005 y Copenhague 2009.

"Tenemos la fortuna de contar con la familia real más olímpica y más apasionada por el deporte", destacó Blanco. "Don Felipe está haciendo un gran trabajo y ha demostrado su enorme compromiso desde el primer momento".

Junto con la candidatura madrileña también llegaron a la capital argentina deportistas de fuste como el basquetbolista Pau Gasol y en la noche del jueves se esperan otros como la nadadora Mireia Belmonte y la laureada estrella del nado sincronizado Ona Carbonell.

"Este es nuestro momento; estamos con mucha ilusión y como un gran equipo nos estamos esforzando para poner todo hasta el último minuto", dijo el jueves Gasol, pivote de los Lakers de Los Angeles y el mejor jugador en la historia del baloncesto español.

De los 103 miembros del COI solo votarán 98, debido a que cinco están impedidos de hacerlo porque son nacionales de las ciudades candidatas.

Uno de los factores que jugarían en favor de Madrid es que los Juegos Olímpicos de verano en 2008 se celebraron en Beijing y los de invierno de 2018 se harán en Pyong Yiang, Corea del Sur, es decir en dos ciudades asiáticas. Ello podría conspirar contra las candidaturas de Tokio y de Estambul, que tiene un pie en Asia y otro en Europa.

Sin embargo algunas encuestas y en casas de apuestas, según se le preguntó a Blanco, habrían dado hace unos meses como favorita a Estambul y ahora ocurriría lo mismo levemente con Tokio.

"Lo que importa es lo que piensan los que votan", contestó el español, restando importancia al tema.