Niegan acceso de Saladino a su apartamento en Panamá

PANAMA (AP). Al campeón olí­mpico de salto largo Irving Saladino se le impidió el acceso el viernes al apartamento en el que residí­a desde hace varias semanas, en un incidente con aparente tono "racista" y que indignó a los panameños.

"Prefiero olvidar esto que ha pasado", dijo Saladino, idolatrado aquí­ tras regalarle a Panamá su primera medalla de oro en los pasados Juegos Olí­mpicos de Beijing.

El incidente con Saladino ocurrió hace dos dí­as cuando estacionaba su auto recién comprado y aún sin matrí­cula en los estacionamientos del edificio Costa Pací­fica, una de las áreas residenciales exclusivas de la Ciudad de Panamá y donde residí­a el atleta desde hací­a unas dos semanas.

El campeón viajaba en el automóvil con un amigo y en el estacionamiento fueron interrogados por una persona sobre su presencia en el edificio y se le exigió que presentara su contrato de arrendamiento.

"Yo me imagino que porque vio llegar a una persona morena, fue ante mí­ preguntando ¿Quién eres tú? (de una manera) bastante, bastante racista", dijo Saladino.

"Para mi es racismo porque me han comentado que lo que dijo fue quién era ese negro 'maleante' (delincuente)", agregó.

El incidente no se conoció sino hasta el viernes cuando Saladino se encontró con que se le desactivó el acceso a la entrada del edificio de modo que para entrar debí­a hacerlo por la garita de seguridad.

Raimundo Valdés, presidente de la junta de residentes del edificio, confirmó a la AP que desactivó la tarjeta de acceso de Saladino porque no presentó el contrato de arrendamiento en un lapso de 24 horas como se lo habí­a hecho saber en un comunicado.

"Yo no he discriminado a nadie. Yo ni siquiera reconocí­ al señor Saladino, sencillamente hablé con el señor y le dije ésta es la situación, sigan el reglamento del edifico y tráiganme el contrato", aseguró.

"Efectivamente mandé a desactivar esta tarjeta (de acceso) de forma que ellos me entregasen un contrato de arrendamiento", agregó.

Tras el incidente, Saladino se comunicó con la persona que le habí­a arrendado el apartamento e inmediatamente le consiguió un apartamento en la misma zona.

Saladino pagaba en ese apartamento una cuota mensual aproximada de 1.500 dólares.