Policí­a china investiga asesinato de turista estadounidense

BEIJING (AP). La policí­a intensificó la seguridad el domingo y reanudó la investigación del asesinato del suegro del entrenador del equipo de voleibol masculino estadounidense, un ataque que sorprendió a la comunidad deportiva y avergonzó a las autoridades chinas que quieren organizar unos Juegos Olí­mpicos impecables.

Todd y Barbara Bachman, padres de la ex voleibolista del equipo estadounidense Elisabeth Bachman y suegros del entrenador de la selección masculina Hugh McCutcheon, fueron agredidos por un chino mientras visitaban el sábado la Torre del Tambor, un edificio construido en el siglo 13. El ataque fue apenas horas después de la espectacular ceremonia inaugural de los Juegos Olí­mpicos.

El comité olí­mpico estadounidense confirmó que Bachman falleció por las heridas de cuchillo y que Barbara Bachman sufrió heridas que la mantení­an al borde de la muerte. Ella y su guí­a turí­stico chino, quien también resultó herido en el ataque, estaban hospitalizados.

El comité indicó el domingo que la señora Bachman sufrió múltiples heridas punzantes. Fue operada durante ocho horas y estaba en condición crí­tica pero estable. El comunicado señala que sus familiares estaban con ella en el hospital, y que McCutcheon "no estará hoy en la banca" para el partido contra Venezuela.

Rob Browning, lí­der del equipo de voleibol estadounidense, dijo que todo el plantel está unido en su apoyo a la familia Bachman.

"Estamos absolutamente devastados por lo que ocurrió, por la pérdida y por todo lo que están pasando", comentó Browning. "Somos una familia, y vamos a superar esto como una familia".

El presidente estadounidense George W. Bush, quien está en la capital china para presenciar algunas competencias y reunirse con los lí­deres del paí­s, agradeció al gobierno chino por su atención al incidente.

"Su gobierno ha sido muy atento, muy solidario y lo agradezco mucho", dijo Bush al presidente chino Hu Jintao antes de una reunión privada. Hu dijo que su gobierno se está tomando el incidente "muy seriamente" y prometió mantener a Washington al tanto de la pesquisa.

Elisabeth Bachman estaba con sus padres al momento del ataque, pero no fue herida.

Poco después del ataque, el agresor, Tang Yongming, de 47 años, se suicidó al saltar de un alto balcón de la Torre del Tambor, reportó la agencia oficial Xinhua.

Wang Wei, vicepresidente del comité organizador de Beijing, dijo el domingo que la seguridad en y alrededor de las instalaciones olí­mpicas ya es suficiente, pero que será aumentada en atracciones turí­sticas en la ciudad.

Indicó que los investigadores chinos y de la embajada estadounidense creen que el ataque del sábado fue un "incidente aislado".

"Beijing es una ciudad segura, pero desafortunadamente no somos inmunes a actos de violencia", afirmó Wang.