Policía revisa nuevamente casa de Hernández

NORTH ATTLEBORO, Massachusetts, EE.UU. (AP). Agentes de la policía estatal ayudados por perros revisaron el sábado la casa de Aarón Hernández, tight end de los Patriots de Nueva Inglaterra, como parte de la investigación sobre el asesinato de un jugador semiprofesional cuyo cadáver fue encontrado en las proximidades de la vivienda.

La revisión en la casa y el vehículo de Hernández en North Attleboro involucró a varios policías. Se realizó por la tarde y duró más de tres horas.

Detectives y agentes uniformados que inspeccionaron la vivienda, su traspatio y una casa de juguete se negaron a hacer declaraciones a la prensa sobre qué buscaban o por qué volvieron a la casa, cerca del campo de prácticas de los Patriots.

La policía había examinado previamente la casa y sus alrededores para tratar de esclarecer quién mató a Odin Lloyd, cuyo cuerpo fue hallado el lunes, aproximadamente a 1,6 kilómetros (una milla) de la casa de Hernández, de ascendencia puertorriqueña.

La familia de Lloyd dice que ambos eran amigos y estaban juntos la noche en que falleció. Añade que Lloyd salía desde hace un par de años con la hermana de la prometida de Hernández.

Las autoridades determinaron que la muerte de Lloyd fue un homicidio.

Una vocera de la oficina del fiscal de distrito de Bristol rechazó el sábado hacer declaraciones sobre la investigación, lo mismo que un portavoz de la policía estatal.

Un abogado de Hernández ha dicho que no haría comentarios sobre las revisiones.

La policía en la cercana localidad de Providence, Rhode Island, dice que ha ayudado a las autoridades de Massachusetts y de North Attleborrough con tareas relacionadas con la investigación sobre Hernández, en un club desnudista llamado Desire. Se desconoce si las autoridades consideran que Lloyd y Hernández visitaron el club recientemente. Una reportera fue obligada a salir del club el viernes por la tarde, antes de que pudiera hablar con los empleados o clientes.

Los Patriots reclutaron a Hernández, procedente de la Universidad de Florida, en 2010. Desde entonces, ha formado con Rob Gronkowski una de las mejores duplas de tight ends en la NFL. Se perdió 10 encuentros de la temporada anterior por una lesión de tobillo, y se sometió en abril a una cirugía de hombro, aunque se esperaba que estuviera listo para los entrenamientos.

A mediados del año pasado, los Patriots firmaron con él un contrato por cinco años y 40 millones de dólares.