Woods, eliminado en la primera ronda del Match Play

MARANA, Arizona, EE.UU. (AP). El regreso de Tiger Woods al campeonato de Match Play sólo duró un dí­a.

Momentos después de que hizo un crucial putt para birdie en el hoyo 18 que le permitió extender su duelo el miércoles, envió la pelota al desierto con una madera 3, un impacto sorprendente que lo obligó a dar dos golpes más para poder regresar al fairway. Terminó con un doble bogey, sucumbiendo en 19 hoyos ante el danés Thomas Bjorn.

Es apenas la segunda ocasión en que Woods pierde en la ronda inaugural, y varios de los mejores golfistas de Estados Unidos le hicieron compañí­a. Steve Stricker cayó ante Matteo Manassero, de 17 años, mientras que Jim Furyk fue vencido por Ryan Palmer.

El colombiano Camilo Villegas tampoco tuvo una buena jornada, al perder por 4 y 2 frente al estadounidense J.B. Holmes.

Al preguntársele qué habí­a salido mal, Woods dijo sencillamente: "Lo eché a perder".

Cuando su putt no entró al hoyo para un bogey, se quitó la gorra y concedió el duelo a Bjorn, amigo suyo desde hace tiempo que clasificó a este torneo tras ganar el mes pasado en Qatar. Bjorn alargó su apretón de manos y habló con Woods, que escuchó atentamente y parecí­a entristecido.

"Eso queda entre Tiger y yo", respondió Bjorn cuando se le preguntó sobre lo que habí­an dialogado. "Pero lo que sí­ diré es que el juego del golf lo necesita de vuelta a su mejor nivel. Y siempre he sido muy amigo suyo, y siempre hemos tenido una buena relación. Y quiero verlo de vuelta a su mejor nivel porque creo que es mucho más divertido enfrentarlo cuando está jugando a tope".

Otros de los primeros preclasificados no tuvieron muchos problemas.

El inglés Lee Westwood, actualmente en primer sitio de la clasificación mundial, nunca estuvo en desventaja en su triunfo por 3 y 2 sobre Henrik Stenson, mientras que Martin Kaymer tuvo el duelo más breve de la primera ronda, un triunfo de 7 y 6 sobre el surcoreano Seung-yul Noh, de 19 años.

Phil Mickelson, cuarto preclasificado, le ganó 6 y 5 a Brendan Jones.