Lakers, Bucks y Clippers, favoritos en un final de temporada inédito en NBA

LeBron James, con el tiempo en contra en los Lakers; Giannis Antetokounmpo, favorito para un segundo MVP con los Bucks, y Kawhi Leonard en busca de su segundo anillo ahora con los Clippers. La NBA se reinicia el jueves con los mismos aspirantes pero unas condiciones inéditas.


Anunciado como un "Big Three" de candidatos al comienzo de la campaña en octubre, las dos franquicias de Los Ángeles y la de Milwaukee confirmaron ese estatus en los primeros cinco meses de competición, dominando las conferencias Oeste y Este con un balance combinado de 146 victorias y 46 derrotas.


Ahora, tras cuatro meses y medio de parón por la pandemia de coronavirus, la competición se reinicia en unas condiciones sin precedentes con 22 equipos concentrados en la sede "burbuja" de Disney World (Orlando).


Ante la ausencia de público en las gradas, los mejores equipos no tendrán una ventaja de campo real en los playoffs y están también a expensas de un posible impacto del coronavirus en la "burbuja", de consecuencias imprevisibles.


Al acecho del "Big Three" estarán los Toronto Raptors, vigentes campeones pero debilitados este año por la pérdida de Leonard, y otros equipos como los Denver Nuggets, Utah Jazz, Houston Rockets, Miami Heat y Oklahoma City Thunder.


Los tres juegos de preparación disputados en Disney World, con un ritmo bajo de juego, no permitieron calibrar en qué nivel de competición llegan los favoritos, que se pueden permitir usar los primeros ocho juegos de temporada regular para afinarse de cara a los playoffs.


La NBA deparó un duelo inaugural el jueves entre los Lakers de LeBron, todavía contendiente para el premio al Jugador Más Valioso (MPV) a sus 35 años, y los Clippers.


Justo antes del parón, los Lakers habían derrotado a sus vecinos, reduciendo la desventaja a 2-1 en sus enfrentamientos esta temporada, y también habían superado a los Bucks para igualar 1-1 en su balance directo.


"Ser capaz de llegar a la cima de la conferencia Oeste y jugar bien fue una buena sensación", reconoció 'King' James, que esta temporada cuenta con Anthony Davis a su lado para perseguir su primer anillo con los Lakers y cuarto de su carrera.


"Nada es normal en 2020. ¿Y quién sabe si alguna vez volverá a ser normal? Pero nos estamos adaptando a lo largo del camino. De eso se trata la vida", reflexionó James, quien se ha marcado la misión de conquistar el campeonato para honrar al fallecido Kobe Bryant, quien llevó el último anillo a Los Ángeles en 2010.


"No pasa un día sin que piense en Kobe", reconoció.


Los Lakers también cuentan con que el espíritu competitivo de su legendario ex jugador, fallecido en enero en un accidente de helicóptero, les ayude a superar los imprevistos del camino hasta las finales de octubre.


"Durante los play-offs, habrá situaciones en las que recordaremos las cosas que él representaba y su enfoque de la competición. Eso nos ayudará en nuestro objetivo", afirmó el técnico Frank Vogel.


Mientras tanto los Clippers, convertidos automáticamente en favoritos este año con los fichajes de Kawhi Leonard y Paul George, parecían haber armado el equipo más completo, pero por ahora son quienes están sufriendo más el formato de aislamiento en la "burbuja".


Tres de sus jugadores clave - Montrezl Harrell, Patrick Beverley y Lou Williams - abandonaron Disney World alegando razones familiares y todavía no se han reincorporado al equipo.


Lou Williams, ganador de los dos últimos premios al Mejor Sexto Hombre, está aislado en su habitación para una cuarentena de 10 días que la NBA le impuso por visitar un club de striptease durante su ausencia.


"No creo que todo esto nos penalice. Obviamente nunca es saludable para un grupo, especialmente con tantos jugadores nuevos, pero tengo que decir que siguen impresionándome con su capacidad de encontrar una manera de jugar bien como equipo", dijo el técnico de Clippers, Doc Rivers.


Por su parte, los Bucks llegan como líderes de la Conferencia Este empujados por Antetokounmpo, que está decidido a que Disney World sea escenario, como mínimo, de su primera final de NBA.


"El equipo está en una fase muy, muy buena ahora mismo. Nuestro entendimiento es óptimo. Todo el mundo se está divirtiendo. Todo el mundo está sonriendo", dijo la estrella griega. "¿Podemos ser mejores? Obviamente, pero tengo la sensación de que día a día, juego a juego, este equipo va a mejorar".