Contador amenaza el reinado de Froome

Una semana con muchas trampas espera a los ciclistas del Tour de Francia, que ha comenzado este sábado en tierra inglesa (Leeds), antes de encarar las montañas y ver el gran duelo entre el defensor del título, el británico Chris Froome, y el español Alberto Contador, favoritos a ganar la 101ª edición de la ronda gala.

Algo de pimienta es indispensable en el menú de la Grande Boucle, con el suspense reinando en varios puntos de los 3.664 kilómetros que aguardan al pelotón, que se lanzan de entrada por las carreteras del Yorkshire.

¿Froome o Contador? ¿Contador o Froome? "Es un duelo, pero no el único", afirma el director del Tour, Christian Prudhomme, quien ha hecho todo lo posible para que el recorrido de 2014 tenga sorpresas.

"Haremos un balance al pie de los Vosgos", resume Marc Madiot, mánager del equipo FDJ.fr, esperando la montaña para ver a sus ciclistas salir vivos del empedrado de la clásica París-Roubaix que atravesará el pelotón. El objetivo de los favoritos allí será no perder segundos que valen oro en la montaña.

Cada equipo ha rodeado a sus jefes de filas (Bennati para el español Contador, Eisel y Thomas para el británico Froome) para mantenerlos fuera de peligro. El miércoles va a ser un día de mucho estrés y atención para los candidatos al 'maillot' amarillo, desde la salida de Ypres, donde el rey de Bélgica tiene previsto ir, imitando a la familia real británica (los príncipes Guillermo y Enrique y la duquesa Catalina están viendo en persona la primera jornada).

La primera gran prueba, sin embargo, será en el macizo de los Vosgos, con tres días de 'round' de estudio entre Alberto y Chirs, seguramente, hasta el la primera verdadera llegada en cumbre, el 14 de julio en la Planche des Belles Filles, donde los británicos se habían revelado en la edición de 2012: la etapa para Chris Froome y el liderato para su compañero de equipo Bradley Wiggins, que días más tarde se convertía en el primer inglés en ganar el Tour. Dos años más tarde, el ciclismo constata que los británicos son una verdadera potencia de la disciplina. Cuentan con el último vencedor (Froome) y el corredor velocista más ganador de etapas (Cavendish), pero en un pelotón con 198 corredores, sólo cuatro presentan un pasaporte británico, porque Wiggins fue dejado de lado por el Sky.

"Va a ser una gran batalla hasta el final", auguró Froome, que se declara en buena forma como el año pasado, pese a algunos problemas físicos durante la temporada, aunque esta vez sabe que "Contador se ha mostrado mucho más competitivo" que el año pasado.

Con los Pirineos atrás, con dos cortas pero duras etapas (Saint-Lary, Hautacam) con final en alta montaña, y la contrarreloj (única de esta edición) en Périgord, sobre un trazado de 54 kilómetros, la víspera de la llegada del 27 de julio sobre los Campos Elíseos de París, el Tour puede revelar ya allí a su ganador.

Sin embargo, hay otros candidatos que pretenden esconderse en el medio del pelotón, sin levantar la voz, para hablar por sorpresa. El nuevo campeón de Italia Vincenzo Nibali, el español Alejandro Valverde, el portugués vigente campeón mundial de carretera Rui Costa, los jóvenes estadounidenses Andrew Talansky y Tejay Van Garderen, y algunos otros con aspiraciones (Rolland, Mollema, Van den Broeck, Péraud) son hombres con potencial que habrá que ir vigilando en la general.

En la Grande Boucle habrá otros desafíos, como la montaña y la velocidad, empezando por la primera etapa en la que se verá qué corredor está más en forma.

Cavendish, que suscita aún más interés que Froome en Yorkshire, tiene posibilidades de vestirse de amarillo a sus 29 años por primera vez, pese a su enorme y rico palmarés en la prueba, dado el perfil de la etapa, pero 'Cav' se enfrentará a los mejores velocistas del mundo, empezando por el alemán Marcel Kittel, ganador de cuatro etapas el año pasado, que podría amargarle la visita a su tierra.

Sin el colombiano Nairo Quintana, que podría haberse metido en el duelo hispano-británico, pero con un ciclista chino por primera vez en el pelotón, para terminar de globalizar más una prueba que es vista en 190 países del planeta, el Tour-2014 ya ha arrancado este sábado en Leeds, en la salida más occidental de la prueba en su historia, con Contador y Froome retándose a duelo en cada una de las 21 etapas que completan el programa de la prueba.