La muerte de Goolaerts en la París-Roubaix fue por un paro cardiaco

El ciclista belga Michael Goolaerts, fallecido el pasado domingo horas después de la París-Roubaix, sufrió un paro cardiaco sobre la bicicleta, provocando su caída, según la autopsia realizada este miércoles, informaron fuentes de la investigación.

"La autopsia ha confirmado la principal hipótesis, una muerte relacionada con un desfallecimiento cardiaco y no por la caída", informó a la AFP el fiscal de la República Francesa de Cambrai (norte), Rémy Schwartz.

"Sufrió un ataque sobre la bicicleta, su corazón se paró, lo que provocó la caída", añadió.

"Por el momento, el proceso de búsqueda de las causas de la muerte debe seguir con exámenes complementarios, toxicológicos y anatomo-patológicos, para saber el origen de este problema. Esto podría llevar varias semanas".

El domingo por la tarde, el joven Goolaerts, de 23 años, fue hallado inconsciente en el segundo de los 29 tramos de pavé de la París-Roubaix.

Fue reanimado por los médicos de la carrera y trasladado en helicóptero a un hospital de Lille, donde falleció por la noche.

Goolaerts participaba por primera vez en la mítica clásica francesa.