Aficionados siguen honrando a víctimas de París en Francia

Parada en el centro del campo, una adolescente cantó el domingo el himno nacional francés mientras los aficionados sostenían banderas y se unían a una emotiva interpretación de La Marsellesa, previo al partido entre Caen y Angers.

La liga francesa se reanudó este fin de semana en la estela de los ataques terroristas en París de la semana pasada, donde 130 personas murieron, y los aficionados mostraron sus respetos desde Normandía hasta Córcega.

"Nunca experimenté un minuto de silencio como este", dijo el entrenador del Angers, Stephane Moulin. "Cuando sientes semejante solidaridad, es algo enorme".

No hubo aficionados de los equipos visitantes este fin de semana, a fin de no forzar más a las fuerzas policiacas.

Los partidos tuvieron poca resonancia, pero Caen escaló al tercer puesto de la clasificación luego del empate 0-0, en tanto que Angers quedó quinto. Ambos están lejos del amplio líder París Saint-Germain, que el sábado venció 2-1 a Lorient. Más tarde el domingo, Saint-Etienne recibe al Marsella.

Bastia fue anfitrión del Ajaccio en el derbi de Córcega en el Stade Armand Cesari. En una pancarta desplegada sobre el campo se leía "Ripusate in Pace" (Descanse en Paz). El himno nacional fue seguido de un minuto de aplausos mientras se soltaban globos.

"Me puso la piel de gallina", declaró el técnico del Gazelec, Thierry Laurey.

Antes de la final de copa de 2002, algunos aficionados del Bastia silbaron el himno nacional en el Stade de France. El domingo, un grupo de seguidores — Bastia 1905 — ingresó al estadio después de que fuera tocado.

Bastia se puso adelante con el gol del delantero brasileño Brandao, pero Gazelec logró un valioso triunfo 2-1 gracias un penal convertido por el delantero camerunés Jacques Zoua y el tanto en el segundo tiempo de su compañero Khalid Boutaib.

En la fría Bretaña, decenas de niños vestidos ya sea todo en azul, blanco o rojo formaron una bandera francesa humana en el círculo central momentos antes del duelo entre Rennes y Burdeos.

El técnico de Burdeos Willy Sagnol pareció al borde de las lágrimas al cerrar sus ojos durante el minuto de silencio en el estadio Roazhon Park, donde el himno nacional fue cantado efusivamente momentos después.

Durante el partido, los jugadores de Burdeos reaccionaron furiosamente luego de que el árbitro Sebastien Moreira marcara un penal en el cuarto minuto de la prolongación. Las repeticiones mostraron que el mediocampista de Burdeos Clement Chantome bajó un centro con su brazo, pero la banca de los visitantes reaccionó fuertemente.

Sagnol tuvo que empujar hacia fuera del campo a sus propios jugadores y varios miembros más del cuerpo técnico, quienes trataban de encararse con Moreira.

El remate del delantero Giovanni Sio fue detenido por Cedric Carrasso, significando que el Rennes ha fallado los cuatros penales que ha tenido esta temporada y el partido acabó 2-2.