Fútbol inglés sacudido por regreso de disturbios

LONDRES (AP). Un fanático le da un puñetazo a un caballo de la policí­a, en medio de choques en las calles de Newcastle. Ensangrentados hinchas de Millwall se pelean entre sí­ en el Estadio Wembley, mientras niños miran, llorando. Trifulcas estallan en estaciones de trenes, con vándalos profiriendo insultos racistas.

El fútbol inglés vivió un regreso al pasado este fin de semana, con la vuelta de los incidentes con muchedumbres que mancillaron el deporte nacional en los setenta y los ochenta, cuando los hinchas ingleses eran parias en Europa.

Casi 80 fanáticos fueron arrestados a causa de los estallidos de violencia en estadios y calles, causando temores de que "la enfermedad inglesa" habí­a renacido.

"Tú no puedes realmente derrotar para siempre el vandalismo en el fútbol", dijo el ministro británico de deportes Hugh Robertson en declaraciones a The Associated Press. "Se han logrado enormes avances desde los ochenta. la situación ha sido transformada, pero no parece que hayamos logrado que desaparezca para siempre".

"Tenemos que seguir en alertas y responder firmemente cuando ocurre".

Wembley fue escenario de las escenas más violentas desde que el remodelado estadio nacional fue abierto de nuevo hace seis años, cuando hinchas de Millwall se enfrentaron entre sí­ durante una derrota el sábado en semifinales de la Copa FA ante Wigan.

Catorce arrestos se realizaron dentro del estadio, donde los desórdenes cobraron fuerza a lo largo de la segunda mitad en el área de fanáticos de Millwall. Los problemas se extendieron a la estación del metro y otros seis hinchas de Millwall fueron detenidos por una serie de delitos, incluyendo insultos racistas.

Fanáticos del club de segunda categorí­a, que fue notorio por sus problemas con vándalos en los setenta y los ochenta, se mofaron de su mala reputación, corteando: " No le gustamos a nadie y no nos importa".

Pero el estadounidense dueño del club ha dejado claro que sí­ le importa.

"La reputación de nuestro club, que ha sido consistentemente y trabajosamente reconstruida en los últimos años, ha sido dañada severamente de nuevo", dijo el presidente ejecutivo de Milwall Andy Ambler tras conversaciones con directivos de la Asociación de Fútbol (FA) el lunes. "Sabemos que ahora hay reparaciones que hacer y si hay lecciones que aprender de lo sucedido el fin de semana estoy seguro de que todas las partes estarán deseosas de absorberlas y asegurarse que esas escenas desagradables no se repitan".

El lunes, Newcastle tuvo que criticar a sus hinchas.

Fanáticos de Newcastle respondieron el domingo a una derrota de 3-0 en casa ante Sunderland con disturbios en las calles del centro de la ciudad, con tres policí­as heridos al ser atacados durante los choques.

En una escena que provocó indignación, se vio a un vándalo golpear a un caballo de la policí­a. Treinta personas fueron arrestadas y Newcastle prometió proscribir de por vida de su partidos a quien quiera sea declarado culpable.

___

Rob Harris en http://twitter.com/RobHarris