Jefe de la FA critica plan para reformular fútbol inglés

El mandamás del fútbol inglés se apartó de las consultas para reformular las ligas domésticas debido a que Liverpool y Manchester United, los principales propulsores, buscan adquirir más poder y amenazaron con irse de la Liga Premier.

Greg Clarke, el director ejecutivo de la federación inglesa, reconoció el martes su participación en las consultas sobre el denominado proyecto “Big Picture”, que salió a la luz pública el domingo.

El plan — en caso de ser aprobado — haría que la Liga Premier distribuya más dinero a los 72 clubes profesionales que conforman las diversas divisiones de la English Football League. Pero dentro de las propuestas se germina una transformación de las estructuras de poder en la Liga Premier. La cantidad de equipos se reduciría de 20 a 18, y los nueve clubes con más historia tendrán más control — necesitándose de un bloque de seis para aprobar cambios.

“Al final de la primavera, cuando el objetivo principales de estas conversaciones pasó a ser la concentración de poder y riqueza en un puñado de clubes, bajo la amenaza de una nueva liga como amenaza", escribió Clarke a los miembros del Consejo de la FA (las iniciales de las federación).

“Yo, desde luego, me desvinculé y aconsejé que se tuviera una estrategia de mayor consenso que involucre a todos los clubes de la Liga Premier, su presidente y director ejecutivo. Nuestro deporte necesita seguir creciendo, pero que los beneficios se compartan”.

La Liga Premier dijo que las propuestas presentadas por los dueños estadounidenses de Liverpool y Manchester United, junto al presidente de la EFL Rick Parry, socavarán al fútbol inglés. La FA podría bloquear la reestructuración de las ligas apelando a una especie de veto en la Premier que se creó en 1992 tras romper con la EFL.

“No todo es cuestión de finanzas en nuestro fútbol", dijo Clarke. “El cambio debe beneficiar a los clubes, aficionados y jugadores; no sólo ciertos libros de cuentas. En estos momentos difíciles, la unidad, la transparencia y el objetivo común deben llevar prioridad sobre el interés de unos cuantos”.

El United y Liverpool han dejado que Parry sea el portavoz de la propuesta, con los equipos guardando silencio.