Jugadores de Tottenham y West Ham violan reglas del COVID

LONDRES (AP) — Justo cuando la Liga Premier inglesa está lidiando con un aumento de los casos de coronavirus que ha forzado a aplazar partidos, una reunión ilegal de cuatro jugadores de Tottenham y West Ham para una fiesta navideña es expuesta.


No solamente fue una violación de las regulaciones de encierro y embarazoso para sus clubes y funcionarios de la liga que han persuadido al gobierno que permita que los partidos prosigan en momentos en que las infecciones alcanzan niveles récord en Gran Bretaña. Existió además el riesgo de contraer coronavirus cuando el trío de Tottenham Erik Lamela, Sergio Reguilón and Giovani Lo Celso y el jugador de West Ham Manuel Lanzini se reunieron con familiares y amigos en una vivienda. Es expuso potencialmente a sus equipos y oponentes al coronavirus.


La imagen de la fiesta — que muestra al grupo posando sin distanciamiento social — fue descubierta en Instagram y publicada el sábado cuando Tottenham se preparaba para jugar contra Leeds.


“Estamos profundamente decepcionados y condenamos fuertemente esta imagen que muestra a algunos de nuestros jugadores con familiares y amigos en Navidad, especialmente cuando sabemos de los sacrificios que todo el mundo en el país hizo para el período festivo”, dijo Tottenham en una declaración.


El partido previo de Tottenham, contra Fulham el miércoles, fue aplazado debido a un brote del virus entre sus rivales. El partido de Fulham contra Burnley el domingo también fue aplazado.


En otro incidente, emergió un video en medios sociales que parece mostrar al capitán de Crystal Palace Luka Milivojevic y el delantero de Fulham Aleksandar Mitrovic en una fiesta ilegal de Año Nuevo.


Las restricciones impuestas en el área de Londres en respuesta a una nueva variante más contagiosa del virus prohíben que las personas visiten otras viviendas.


Lamela, Reguilón y Lo Celso no participaron el sábado en el partido de los Spurs contra Leeds, aunque Reguilón estuvo en la banca.


“Las reglas son claras, no hay excepciones, y nosotros regularmente les recordamos a todos nuestros jugadores y personal sobre los nuevos protocolos y sus responsabilidades de respetarlos y dar un ejemplo”, dijo Tottenham. “Lidiaremos con el asunto internamente”.


El argentino Lamela, uno de los jugadores más veteranos en de Tottenham, dice ahora que entiende la gravedad de la situación.


“Realmente estoy muy agradecido con todos los que trabajan para mantenernos seguros y me siento avergonzado por haberles fallado”, dijo Lamela.


Su compatrita Lo Celso también expresó arrepentimiento y aceptó su necesidad de ser un ejemplo mejor.


El español Reguilón fue el único de los jugadores que no emitió una disculpa en medios sociales el sábado. El técnico José Mourinho estaba especialmente furioso con Reguilón, a quien le había regalado un lechón como presente navideño, convencido de que pasaría el festivo a solas.


“Él no estaba solo, como pueden ver, y nosotros en el club estamos decepcionados, por supuesto, porque les dimos a los jugadores toda la educación, todas las condiciones. Por supuesto que no estamos contentos. Fue una sorpresa negativa para nosotros”.


West Ham a su vez expresó su decepción con Lanzini y dijo que al jugador “se le había recordado claramente su responsabilidad” de seguir los protocolos.


“Quiero disculparme por el mal error que cometí en las navidades y asumo plena responsabilidad por mis acciones”, dijo Lanzini.