México: Directivos de fútbol exigirán seguridad al gobierno

MEXICO (AP). Los dirigentes del fútbol mexicano anunciaron el lunes que exigirán más seguridad al gobierno para evitar hechos violentos en los estadios, luego que un tiroteo obligó a interrumpir un partido el fin de semana.

"Reiteramos a los tres niveles de gobierno que resuelvan de fondo los problemas que afectan a la sociedad", dijo el secretario general de la Federación Mexicana de Fútbol, Decio de Marí­a. "Mañana el presidente (Justino) Compeán y yo nos reuniremos con el secretario de Gobernación (Interior) para presentarle los puntos de vista de la familia del fútbol".

El sábado, el partido de primera división entre el local Santos y Morelia se suspendió a los 40 minutos cuando una balacera se desató afuera del estadio TSM en la norteña Torreón. Los ocupantes de tres camionetas se enfrentaron con elementos de las fuerzas armadas, según la policí­a municipal.

Los jugadores salieron corriendo a buscar refugio en los vestuarios y cientos de espectadores invadieron la cancha tratando de alejarse del peligro. Algunas de las balas impactaron en el estadio sin causar ví­ctimas.

Las imágenes televisivas mostraron a hombres y mujeres con niños en brazos que huí­an por el césped en busca de refugio. Otros simpatizantes se resguardaban entre las butacas de las tribunas.

Algunos jugadores, como el argentino Emanuel Ludueña, subieron a la tribuna para llevar a sus familiares a los vestuarios.

"Quedo claro que los hechos del sábado no fueron por cuestiones inherentes al fútbol, quedó claro que los sistemas de seguridad de la primera división son perfectibles, pero fueron efectivos para controlar una situación que pudo ser más desastrosa", dijo De Marí­a.

"Quedó establecido que lo que sucede afuera del perí­metro de un estadio no puede ser responsabilidad de quienes organizan un espectáculo", agregó. "Lo del sábado no es responsabilidad del fútbol, ni del club Santos".

Ese punto es el que tratarán con el secretario de Gobernación, José Franciso Blake, afirmó el dirigente.

"Queremos tener un diálogo claro, queremos ver si lo compartimos, porque queda claro que del perí­metro del estadio hacia adentro es responsabilidad nuestra y que los perí­metros hacia afuera son responsabilidad de las autoridades", dijo.

De Marí­a dijo que aún no existe una fecha probable para la reanudación del partido entre Santos y Morelia.

Torreón, a unos 1.000 kilómetros al norte de la capital, ha sido en tiempos recientes escenario de enfrentamientos entre grupos del narcotráfico.

"Lo que nos sucedió es un tema que es un reflejo de lo que como paí­s vivimos", dijo el presidente de Santos, Alejandro Irarraogori.

Más de 35.000 personas han muerto en hechos de violencia en México desde el 2006, cuando el presidente Felipe Calderón lanzó una ofensiva militar y policial contra los cárteles de la droga.