México de Martino, el Caribe o el reggae: las claves de la Copa Oro-2019

El campeón México dirigido por el argentino Gerardo Martino, la fuerza del Caribe, la decepción de Honduras y el ritmo ganador de Jamaica. La Copa Oro consagró este domingo a los aztecas, que derrotaron 1-0 en la final a Estados Unidos, pero el torneo dejó más claves dignas de mención.

- Llegar y besar el santo -

Martino se hizo cargo del seleccionado mexicano a principios de año y, bajo su dirección, los aztecas solo conocen la victoria. Aterrizaron en la Copa Oro habiendo ganado todos sus amistosos bajo el mando del Tata y su racha continuó durante el campeonato.

El Tri fue devorando rivales en la fase de grupos y, aunque sufrió en las rondas eliminatorias, fue un justo vencedor en la final.

Un tanto de Jonathan dos Santos a los 73 minutos dio el octavo título a México y coronó por fin a Martino en un torneo internacional de selecciones luego de haber perdido las finales de la Copa América en 2011 con Paraguay y de 2015 y de 2016 con Argentina.

- A las puertas -

Martino se midió a Gregg Berhalter, DT estadounidense, en un duelo de banquillos que ya protagonizaron por su paso por la Major League Soccer. El albiceleste ganó la liga la campaña pasada con el Atlanta United mientras su homólogo lo eliminó en primera ronda un año antes con el Columbus Crew en primera ronda de playoffs.

Berhalter se hizo cargo del equipo a comienzos de año y, con él, Estados Unidos recuperó la ilusión y un estilo definido tras tocar fondo al quedar afuera del Mundial de Rusia-2018.

Los de las barras y las estrellas se quedaron al borde de revalidar el título pero su futuro se presenta mucho más claro tras esta Copa Oro gracias a las estelares apariciones de perlas como Christian Pulisic o Weston McKennie.

- A ritmo de Reggae -

Jamaica dominó el Grupo C con cinco puntos, venció 1-0 a Panamá en cuartos y se confirmó como la tercera gran potencia regional luego de haber firmado sus terceras semifinales consecutivas.

Más allá de los dominadores México y Estados Unidos, los Reggae Boyz han elevado su nivel en la última década, cayendo frente a los primeros en 2015 (3-1) y ante los segundos en 2017 (2-1) en unas finales apretadas y que los consagraron como el tercero en discordia.

Liderados por la joven perla del Bayer Leverkusen alemán Leon Bailey, los jamaicanos demostraron una vez más que son un equipo a tener en cuenta gracias a su estilo físico y defensivo, que potencia la velocidad de sus atacantes y el talento del propio Bailey.

- Mucho más que playa -

Después del México campeón, el Caribe fue el gran protagonista en esta edición de la Copa Oro. Jamaica llegó a semis una vez más, Haití se convirtió en la gran revelación del torneo al firmar un tercer puesto histórico, y equipos teóricamente inferiores como Curazao dieron un paso al frente con recorridos inolvidables.

Y es que Curazao firmó el primer gol de su historia en el torneo, su primera victoria (2-0 ante Honduras) y su primer pase a los cuartos, haciendo sufrir hasta el pitazo final a Estados Unidos (1-0).

Guyana también sumó su primer punto (1-1 ante Trinidad y Tobago), Bermudas venció 2-0 a Nicaragua y Haití se despidió orgullosa tras una trayectoria estelar, liderando el Grupo B con nueve puntos por encima de Costa Rica (6) y eliminando en cuartos a Canadá, ganadora del evento en el año 2000.

Solo México, y en la prórroga, logró detener a una escuadra que vivió durante el campeonato uno de los mejores momentos de su historia.

"Me siento muy orgulloso por lo que consiguieron los jugadores en las últimas semanas. Jugamos al máximo de nuestro potencial (...) Haití realizó un torneo excepcional al llegar a la semifinal", resumió su seleccionador, el francés Marc Collat.

- Una H muda -

Y si Haití fue la cara, Honduras fue la cruz. La Bicolor comenzó el campeonato con ganas de hacer ruido pero se quedó muda desde el primer encuentro, con una derrota 3-2 ante Jamaica.

La H se despidió apenas cuatro días después de cualquier sueño al perder contra todo pronóstico 1-0 frente a Curazao, llegando a la última fecha contra El Salvador sin opciones.

Los pupilos del director técnico uruguayo Fabián Coito lograron un triunfo balsámico por 4-0 en su adiós, pero el daño ya estaba hecho.

Su particular 'venganza' ante uno de sus archienemigos, en el 50 aniversario de la famosa "Guerra del Fútbol" supo a poco.