Newcastle tendría nuevo dueño, vinculado con Arabia Saudí

Después de muchas falsas esperanzas y rupturas en negociaciones de compra, el Newcastle finalmente podría tener un nuevo dueño cuando regrese la Liga Premier.

El final del reinado de Mike Ashley seguramente será bien recibido por la afición, pero no por los activistas de derechos humanos.

Documentos publicados en el registro de empresas británicas muestran que la financista Amanda Staveley presentó un formulario de acuerdo de préstamo con Ashley, que podría facilitar un trato. Es la señal más clara de una posible adquisición del Newcastle desde que Ashley, un controversial empresario que es dueño de la cadena de tiendas ‘Sports Direct’, puso al equipo a la venta por primera vez en el 2008.

Se reportó que la propuesta de adquisición de 300 millones de libras sería financiada principalmente por un fondo de inversión público de Arabia Saudí, supervisado por el príncipe heredero Mohammed Bin Salman.

Para Amnistía Internacional, la adquisición del Newcastle por parte de los saudíes sería otro ejemplo de “limpia mediante el deporte”, por parte de un país que busca quitar la atención de los abusos del gobierno. Staveley negoció también la adquisición del Manchester City en 2008 por parte de Abu Dhabi.

“Arabia Saudí está intentando utilizar el glamur y prestigio de la Liga Premier como una herramienta de relaciones públicas y como distracción de sus antecedentes de violaciones de derechos humanos”, dijo Felix Jakens, quien lidera la campaña de Amnistía Internacional en Gran Bretaña.

El Fondo de Inversión Pública no respondió a los mensajes que solicitaban un comentario. Amnistía ha pedido a la Liga Premier que investigue la adquisición.

Si bien la FIFA introdujo una política de derechos humanos en el 2017, la Liga Premier no menciona explícitamente estas violaciones en las normas sobre quién sería un dueño apropiado.

El presidente de la Liga, Richard Masters dijo en febrero que se “han investigado antecedentes” pero no quiso elaborar cómo es que se evalúa a los nuevos dueños.

El final de la etapa de Ashley no será lamentado por los aficionados del Newcastle, un equipo que no gana el título de liga desde 1955.

“Mike Ashley vio a los aficionados del NUFC como códigos de barras”, escribió en Twitter el exdelantero colombiano del Newcastle Faustino Asprilla, en referencia al emblemático uniforme blanco y negro a rayas. “Esperamos que eso termine pronto”.

Ashley adquirió el equipo en el 2007 pero es visto con desprecio en el estadio St. James Park, conocido como ‘La catedral en la colina”, que alberga al único equipo de fútbol de la ciudad.

El veredicto sobre Ashley no será benévolo. Pondrá en evidencia la falta de inversión en jugadores, su uso del equipo como un vehículo de promoción de sus intereses de negocios y una falta de ambición en un club que atrae a 50.000 aficionados a cada partido en casa y que fue valuado como 19no equipo más rico del mundo en 2019 por Deloitte.

Ahora, la esperanza es real. Pero continúan las dudas sobre la procedencia del financiamiento.