Patrocinadores de la FIFA preocupados por escándalo

Varios patrocinadores de la Copa del Mundo -incluidos McDonald's, Adidas y Budweiser- manifestaron el miércoles su fuerte preocupación luego que la federación del fútbol mundial FIFA se viera envuelta en un escándalo por presunta corrupción.

Las compañías, que pagarán cientos de millones de dólares por el derecho a colocar avisos publicitarios en torno a los estadios de la Copa en Rusia en 2018, señalaron que esperan transparencia y un comportamiento ético de parte de la FIFA, luego que siete dirigentes del organismo fueron detenidos en Suiza a pedido de la justicia estadounidense.

De todas formas, ninguno de estos patrocinadores, cuyos fondos son esenciales para la FIFA pero cuyos esfuerzos de marketing podrían verse socavados por el escándalo, llegó a anunciar su retiro del patrocinio de este popular deporte.

"Esperamos que todos nuestros socios mantengan estándares éticos fuertes y operen con transparencia", indicó Budweiser, la filial estadounidense del gigante cervecero belga AB InBev.

El líder de la comida rápida McDonald's consideró "extremadamente preocupante" la información sobre el arresto y acusaciones contra siete responsables sospechosos de corrupción, entre ellos cinco latinoamericanos.

"McDonald's se toma muy en serio los temas de ética y corrupción", indicó la compañía en un comunicado.

"Estamos en contacto con FIFA sobre este tema. Seguiremos monitoreando la situación de cerca", añadió.

Por su parte, la empresa deportiva alemana Adidas indicó que alentará a la federación que gobierna el fútbol "a establecer y seguir el cumplimiento de estándares transparentes en todo lo que hacen".

"Adidas está comprometido con crear una cultura que promueva los estándares más altos de ética y cumplimiento y esperamos lo mismo de nuestros socios", señaló. Añadió sin embargo: "Adidas es la marca futbolística líder y seguiremos apoyando al fútbol en todos los niveles".

Ninguno de estos patrocinadores estaban implicados en el escándalo, en el que funcionarios de la FIFA son acusados de aceptar sobornos.

Adidas, junto con Coca-Cola, Hyundai y Kia Motors, Visa, y el gigante energético ruso Gazprom son socios oficiales de FIFA, las compañías con la relación de marketing más estrecha con la organización. Budweiser y McDonald's son patrocinadores de la Copa del Mundo 2018.

El portavoz de Gazprom, Sergey Kupriyanov, evitó comentar el escándalo indicando a la AFP: "No hay ninguna acusación concreta contra nosotros".

-Nike dice que colaboró con autoridades-

El grupo estadounidense de artículos deportivos Nike, uno de los patrocinadores de la FIFA y de la federación de fútbol brasileña, dijo el miércoles que cooperó con las autoridades, que pidieron la detención de siete responsables de la FIFA sospechosos de corrupción.

"Hemos cooperado y seguiremos cooperando con las autoridades", indicó la célebre marca en un correo enviado a la AFP.

Según el departamento de Justicia estadounidense (DoJ), sobornos y corrupción marcaron "la elección presidencial de la FIFA en 2011 y (...) acuerdos sobre patrocinio de la selección brasileña de fútbol por una gran compañía estadounidense de productos deportivos".

Nike no es citada de forma explícita por las autoridades estadounidenses pero es el sponsor oficial de la selección de fútbol brasileña.

"Como los fanáticos (del fútbol) en todos lados, el juego nos apasiona y nos preocupan estas serias acusaciones", añadió Nike.

"Nike cree en la ética y el juego limpio tanto en los negocios como en el deporte y se opone fuertemente a toda forma de manipulación o de corrupción", agregó.

Un terremoto sacudió los cimientos de la FIFA este miércoles con la detención en Zurich, a petición de las autoridades estadounidenses, de siete responsables sospechosos de corrupción, entre ellos cinco latinoamericanos, a dos días de la elección para la presidencia, donde Joseph Blatter buscará su quinto mandato.

Al mismo tiempo, la fiscalía suiza se incautó de documentos electrónicos en la sede del organismo en Zurich en una investigación penal por sospechas de "blanqueo de dinero y gestión desleal" en relación con la atribución de los Mundiales de fútbol de 2018 y 2022.