Los futbolistas rusos Mamaev y Kokorin, arrestados por dos meses por su agresión

El internacional ruso Pavel Mamaev y el delantero del Zenit San Petersburgo Alexander Kokorin fueron detenidos provisionalmente este jueves por dos meses debido a las agresiones de las que están acusados y que han causado indignación en Rusia.

Un tribunal ruso ordenó el arresto hasta el 8 de diciembre de los dos futbolistas, a la espera de su juicio por "hooliganismo", crimen por el que se exponen a una pena de hasta cinco años de cárcel, informaron las agencias rusas.

Los dos jugadores pidieron disculpas durante su audiencia ante el tribunal por su comportamiento violento al término de una noche de fiesta el lunes.

"Estoy avergonzado ante los aficionados y ante el club. Pido perdón por mis actos indignos", declaró Alexander Kokorin, citado por la agencia TASS.

"Pido perdón una vez más públicamente a las víctimas por mis actos escandalosos, y estoy dispuesto a reparar el perjuicio moral y material sufrido. No debí haber hecho eso", afirmó por su parte Pavel Mamaev.

Los dos jugadores pasaron a estar bajo custodia policial el miércoles por la noche después de que ellos mismos se presentasen ante la policía, que había amenazado con lanzar una orden de detención contra los dos hombres, que no se dejaron ver durante un día y medio después de la agresión.

- Oleada de críticas -

La Liga Premier de Rusia (RPL) reclamó el miércoles una suspensión de por vida, sobre territorio ruso, para los dos futbolistas, quienes al término de una noche de desenfreno en la que celebraban sus diez años de amistad, agredieron con violencia a Denis Pak, un alto funcionario del ministerio ruso de comercio, en un café del centro de Moscú.

Las imágenes de las cámaras de videovigilancia muestran a los futbolistas, acompañados por numerosos amigos, agrediendo a Pak quien, según testimonios citados en los medios rusos, había pedido al grupo, fuertemente alcoholizado, que hiciera menos ruido.

La gravedad de los hechos se vio reforzada por los insultos racistas que los dos jugadores habrían lanzado a Denis Pak, de origen coreano, según su abogado Guenadi Udunian.

El caso llegó hasta el Kremlin, cuyo portavoz, Dimitri Peskov, dijo el martes haber visto unas imágenes "bastante desagradables".

El Krasnodar prometió poner fin al contrato de Mamaev, asegurando que recibiría "todas las sanciones posibles", mientras que el Zenit San Petersburgo se mostró "asqueado" por el comportamiento de Alexander Kokorin.

Kokorin y Mamaev, que se enfrentaron el domingo en el Zenit-Krasnodar, son amigos y ya estuvieron suspendidos por su federación en julio de 2016 tras la divulgación de un vídeo de una velada con mucho alcohol en Mónaco, algunos días después de la eliminación de Rusia de la Eurocopa 2016.