Un juvenil México derrota 2-0 a Trinidad y Tobago

Con tantos de José Juan Macías y Ricardo Angulo en la primera parte, un juvenil México venció el miércoles sin apuros 2-0 a Trinidad y Tobago, en un partido de preparación para la Liga de Naciones de la CONCACAF.

Macías logró su primer tanto con la selección mayor, a los 22 minutos, mientras que Angulo estiró la ventaja a los 30.

México debuta en la Liga de Naciones, el nuevo certamen regional, el 11 de septiembre, cuando visite a Bermudas. Cuatro días más tarde recibe a Panamá.

Para este encuentro, el seleccionador Gerardo Martino convocó a la base de jugadores de la selección mexicana Sub23 que disputará la clasificación para los Juegos Olímpicos del año próximo en Tokio.

Uno de esos jugadores es Macías, un talentoso delantero de 20 años que ha marcado 16 tantos en los últimos dos torneos de liga en México y quien se espera sea considerado en la nómina para los encuentros ante Bermudas y Panamá.

Macías, quien milita en el León de la máxima categoría, puso al frente a México, luego de robar una pelota para avanzar 15 metros, entrar al área y realizar un disparo que entró pegado al poste izquierdo del arquero Marvin Phillip.

El Tri, que dominó claramente el encuentro en la primera fase, amplió su ventaja cuando Sebastián Córdova mandó un centro por el costado derecho hacia Angulo, quien se sacudió la marca de un rival y conectó un disparo rasante, ligeramente desviado por un zaguero para dejar sin oportunidad al arquero Phillip.

Para la segunda mitad, el argentino Martino realizó varios cambios al once titular, en demérito de la calidad del encuentro. El equipo local perdió profundidad ante un equipo trinitario que parecía conforme con no llevarse una goleada.

Antes del cotejo, se solicitó mediante los altavoces del estadio Nemesio Diez que los aficionados no profirieran un grito homofóbico que ha provocado 14 multas de parte de FIFA a la Federación Mexicana de Fútbol. Pero apenas a los tres minutos, el público emitió a coro la palabra soez, y lo hizo un par de ocasiones más en la primera parte, aunque en menor escala, ante la advertencia de que en el futuro serían expulsados del estadio los espectadores que insistieran en esta conducta.