¿Qué le pasa a Cristiano Ronaldo?

¿Se marchará o no se marchará Cristiano Ronaldo? La pataleta del portugués, que habría amenazado con irse de España, según informaciones de la prensa ibérica, en respuesta a las acusaciones en su contra por evasión fiscal, podría costar caro al Real Madrid: deportivamente en caso dejar el club y financieramente si CR7 quiere simplemente un aumento da salario.

Su marcha del Real Madrid, dada por segura por el diario portugués A Bola, desencadenó todo tipo de especulaciones sobre los clubes que querrían fichar al campeón luso, el deportista mejor pagado del mundo, según la revista estadounidense Forbes (93 millones de dólares en 2016).

Al Mánchester United, que había dejado en 2009 por el Real Madrid, y al Paris Saint Germain, financiado por Catar, la Gazzetta dello Sport añadió el domingo el Bayern de Múnich, mientras que el tabloide The Sun mencionaba al Chelsea.

Ni el delantero estrella del Real Madrid, que se enfrentaba este domingo a México con la selección portuguesa en la Copa de las Confederaciones en Kazán, en Rusia, ni el club madrileño confirmaron que Ronaldo haya decidido o amenazado con partir.

Según el diario portugués A Bola, el cuádruple Balón de Oro decidió dejar España debido a sus problemas con el fisco, que considera como una persecución, y a la falta de apoyo de su club.

La fiscalía española había anunciado el martes que presentaba una denuncia contra CR7, reprochándole haber disimulado al fisco los ingresos por sus derechos de imagen de 2011 a 2014.

Si un juez decidiera iniciar un proceso contra el cuádruple Balón de Oro, correría el riesgo de pagar una multa de "al menos 28 millones de euros", según el sindicato de funcionarios del ministerio de Finanzas, Ghesta.

El Real Madrid afirmó el miércoles estar "absolutamente convencido" de que Ronaldo probaría su inocencia, asegurando que el jugador cuenta con su "plena confianza".

"Entendemos ha actuado conforme a la legalidad en cuanto al cumplimiento de sus obligaciones fiscales. Cristiano Ronaldo ha mostrado siempre desde su llegada al Real Madrid C. F., en julio de 2009, una voluntad clara de cumplir con todas sus obligaciones tributarias", hizo saber el club en un comunicado prudente.

"A veces la mejor respuesta es quedarse callado", respondió simplemente Cristiano Ronaldo el jueves en su cuenta de Instagram.

Al día siguiente, estallaba la bomba de A Bola, retomada por el diario deportivo español Marca.

- Llamada de Zidane -

Marca escribía este domingo, sin citar fuentes, que el entrenador del Real Madrid, Zinedine Zidane, interrumpió sus vacaciones en Italia para llamar a Ronaldo, verificar si quería verdaderamente cerrar la puerta e intentar disuadirlo.

Marca afirma que el técnico francés aseguró al portugués que "para él y el resto del grupo sigue siendo crucial" y que le necesitan "tanto por su espíritu competitivo como por sus goles".

Según Marca, el capitán del equipo, Sergio Ramos, habría también llamado por teléfono para convencer al delantero que marcó 406 goles en 394 partidos jugados con el Real Madrid.

El malestar de Ronaldo era patente desde hace tiempo. El público exigente del Bernabéu no duda en silbar al jugador portugués, que pidió en varias ocasiones que no se le silbe.

Tras haber ganado la liga española en mayo, Cristiano Ronaldo se quejó de que se le trata "como a un delincuente", cuando la prensa especulaba sobre un proceso por fraude fiscal.

El FC Barcelona también conoció filtraciones en la prensa sobre una posible marcha de Lionel Messi cuando era procesado por evasión fiscal. El argentino fue condenado finalmente a una multa de 2,1 millones de euros.

A estas filtraciones, el Barça respondió "con progresivos aumentos de salario que, en cierto modo, ayudaron al futbolista a afrontar la cuantiosa multa y a templar los ánimos", recuerda el domingo El Mundo.

El abogado de Cristiano Ronaldo, Antonio Lobo Xavier, rechazó la comparación con Messi, que no había declarado sus derechos de imagen, "mientras que Ronaldo lo ha hecho".

Pero "desde su llegada a España en 2009 hasta el año 2014, en que declaró 5,6 millones de euros, no había declarado ningún ingreso por derechos de imagen, lo que aparece como una disimulación de estos ingresos, lo que ha suscitado las investigaciones y las verificaciones del fisco", explicó, a la AFP, Carlos Cruzado, presidente del sindicato Gestha.