"Si se la robo le voy a pegar al arco", dijo Peralta. Y fue gol

WEMBLEY, Inglaterra (AP). Un defensor de Japón se distrajo y Oribe Peralta le quitó la pelota para mandarla al gol en la victoria 3-1 de México, que avanzó así­ a la final del fútbol de los Juegos Olí­mpicos.

En estos casos, las crí­ticas suelen apuntar al distraí­do. Pero Peralta se atribuye un mérito propio que bien ganado lo tiene.

"Yo estaba muy atento a esa jugada y me dije: se la voy a robar y si se la robo le voy a pegar al arco", recordó el delantero del Santos Laguna mexicano, quien aprovechó que el mediocampista Takahiro Ohgihara se entretuvo con la pelota, se la quitó y la incrustó en un ángulo.

El "Cepillo" Peralta dijo que cuando advirtió que el japonés se demoraba con la pelota en los pies, intuyó que podí­a sacar provecho de ello.

"Yo estaba muy atento a esa jugada", destacó Peralta. "Eso de no dar por perdida ninguna pelota es lo que hacen mis compañeros que luchan y se entregan".