NFL recibe bien a jugador gay Michael Sam

BEREA (AP). Michael Sam reía junto a sus compañeros durante un ejercicio para running backs que ejecutaban niños, con los pequeños estirando el brazo para hacer a un lado a los tacleadores y así llegar a la zona de anotación.

El martes el lineman defensivo de los Rams de San Luis, el primer jugador de la NFL que aceptar que es gay, era un novato más en el simposio para jugadores de primer año de la NFL.

"Todo es muy positivo, es muy divertido", dijo Sam. "Me emociona jugar para los Rams, me emociona estar en la NFL".

Las actividades y talleres en las que participan los novatos incluyen diversidad de temas bajo cuatro principios: Historia de la NFL, Bienestar total, Experiencia profesional y Conducta en el trabajo.

Pero el último, esto es, mantener relaciones respetuosas y positivas en el trabajo, no ha sido un problema para Sam hasta ahora. Ni con sus compañeros ni con otros novatos.

"No ves a nadie hablando mal de él o evitándolo", dijo el guard Greg Robinson, su compañero en los Rams. "Lo ven como un jugador de fútbol americano".

Eso no significa que Sam oculte quién. En una reunión durante el simposio compartió unos pensamientos sobre su vida con sus compañeros y con novatos de los Buccaneers de Tampa Bay.

"Hay que conocer la historia de alguien antes de juzgarlo. Eso es lo importante", dijo el wide receiver de Tampa, Mike Evans. "Es un tipo normal, como nosotros. Es alguien que juega fútbol americano".

Ahora, como cualquier novato, está adaptándose a las diferencias entre el deporte universitario y el profesional.

Sam ganó el premio al mejor jugar defensivo del año en la conferencia del sureste y fue la selección 249 del draft, pero está trabajando duro para ganarse un lugar en la línea defensiva de los Rams, que tiene mucho talento, especialmente en los ends, donde están Chris Long y Robert Quinn, quien quedó en segundo lugar en sacks la campaña pasada.