Bolt, el mito del atletismo que prefería ser futbolista o jugador de cricket

Usain Bolt, que se retiró este sábado de atletismo, quería ser futbolista o jugador de cricket. Pero tuvo la 'mala' suerte de nacer en Jamaica.

En la isla caribeña, la velocidad es casi una religión. Las competiciones interescuelas de atletismo cuentan con audiencias inimaginables en otros países.

Pero Usain St Leo Bolt, que mide 195 centímetros, jugaba en la calle con su hermano Sadiki al fútbol y al cricket, cerca de la tienda de comestibles de sus padres, Wellesley y Jennifer, en Sherwood Content, una pequeña ciudad jamaicana.

El pequeño Usain, nacido el 21 de agosto de 1986, pasó su niñez y adolescencia en los años noventa, soñando con ser jugador de cricket, o en el peor de los casos, de fútbol.

Se llamaba Leo como segundo nombre, igual que Messi, en un guiño al deporte del balón.

Pero su destino, aunque él no lo quisiera, era el atletismo.

Entró a formar parte del equipo de cricket de secundaria, pero el entrenador se dio rápidamente cuenta de que su rapidez era más explotable en el atletismo.

De este modo, comenzó a participar en las competiciones interescuelas. Y en el año 2001, con quince años, ganó el título del Annual High School Championships de Jamaica en 100 metros, logrando el segundo puesto en 200.

Fue el pistoletazo de salida de una carrera inigualable como atleta.

Una de las causas por las que Bolt huía el atletismo es porque es un deporte muy exigente en cuanto a entrenamientos y esfuerzo. Y es que el jamaicano siempre se ha reconocido como "un vago".

"Soy bastante vago. Lo que más me gusta es tumbarme en el sofá y pasarme cuatro horas viendo deportes en la televisión", señaló en una ocasión.

"Si el mando de la tele está lejos, le digo a alguien que me lo lance. Soy feliz sin hacer nada", añadió.

"Pero soy un competidor. Me gusta ganar. Esa ha sido mi motivación en el atletismo", explicó.

- Un atleta 'vago' -

Una vez retirado del atletismo, a sus casi 31 años, ya no tendrá que sufrir los largos y duros entrenamientos a los que le ha sometido todos estos años su entrenador Glen Mills.

Y su futuro está en Jamaica, un país y una cultura en la que se siente bien.

Le molesta que le pregunten todo el tiempo si se va a casar y tener hijos.

"No puedes juzgar una cultura por tu propia cultura. En Inglaterra, cuando eres famoso, lo primero que haces es casarte y tener hijos. En Jamaica es diferente. Mis padres, por ejemplo, me tuvieron y se casaron once años después", indicó una vez.

Tras retirarse del atletismo, le hubiera gustado haberse dedicado al fútbol, aunque la reconversión con casi 31 años se antoja difícil.

"Me gusta jugar como delantero centro", afirmó,

Y es el que el autoproclamado 'vago' Bolt prefiere una posición en la que no haya que correr mucho sino esperar algún balón que aparezca del área.

"¿Para que tengo que moverme mucho en el campo? Soy un delantero centro. Los delanteros centros no bajan a defender", señaló en su particular visión del fútbol.

Y es que sus sueños futbolísticos siguen presentes.

"Tengo la ambición de ser uno de los 50 mejores jugadores del mundo. Si tengo la posibilidad de jugar regularmente, quiero llegar a ser un delantero que marque al menos 20 goles por temporada", afirmó este año en una entrevista.

"Amo este deporte, que ha estado en mi cabeza durante muchos años. En los últimos meses he hablado con algunos clubes y hay posibilidades, pero nada concreto por el momento. Habrá que esperar y ver", añadió.

En noviembre pasado dijo que entrenaría con el conjunto alemán Borussia Dortmund tras retirarse, aunque no hay nada concreto.

"El fútbol tiene un gran desgaste físico y ya no soy joven, pero puedo jugar bien al menos cuatro años", señaló.

Sus oros mundiales y olímpicos los habría cambiado por ser jugador del Mánchester United, su equipo favorito.