Maroney, campeona olímpica, pide cadena perpetua a médico por abuso sexual

La gimnasta McKayla Maroney, campeona olímpica de gimnasia en Londres-2012, dijo este miércoles que el ex médico del equipo estadounidense Lawrence Nassar, acusado de abuso sexual de 140 adolescentes, merece cadena perpetua.

"Abusó de mi autoestima, abusó de mi cuerpo y dejó cicatrices en mi mente que nunca pueden sanar", escribió Maroney en una carta a un tribunal de Michigan, que este jueves emitirá un veredicto en uno de los casos Nassar.

"Larry Nassar merece pasar el resto de su vida en la cárcel", dijo Maroney, una de las gimnastas que denunció las acciones de uno de los médicos del equipo durante más de 20 años.

La madre de McKayla Maroney también envió una carta a ese tribunal en la que critica con vehemencia a la Federación Estadounidense de Gimnasia, atrapada en la confusión y acusada de hacer la vista gorda, pero también al Comité Olímpico de Estados Unidos (USOC).

"Nuestra hija fue abandonada por la Federación Estadounidense, la Universidad de Michigan y el Comité Olímpico, nadie en USOC me contactó nunca, a mi esposo o mi hija para saber cómo iba o incluso para disculparse", se lamentó la madre.

También revisó el impacto del caso en su hija, quien reveló que Nassar la conmovió a la edad de 13 años y en la Villa Olímpica de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, donde McKayla Maroney ganó el oro por equipo.

"Se transformó, fue una deportista de alto nivel, alegre y positiva, y se convirtió en una joven adulta deprimida, a veces con pensamientos suicidas", señaló su madre.

El mes pasado, Nassar fue acusado 22 veces de agresión sexual y se declaró culpable de siete de esos cargos.

También se declaró culpable en un tribunal federal de los cargos de delitos de pornografía infantil por los cuales está siendo sentenciado a 60 años de prisión.