Nadal sufre, Tsitsipas sueña en Toronto

El tenista español Rafael Nadal sufrió este viernes y tuvo que remontar ante el croata Marin Cilic para avanzar a las semifinales del Masters 1000 de Toronto, donde se medirá al prometedor ruso Karen Khachanov.

Nadal, primera raqueta del mundo, cedió el primer set por 2-6, dejando muy malas sensaciones con su servicio y también desde el fondo de la pista.

Cilic no tuvo problemas con Nadal y pasó como una apisonadora por encima de él, sin perdonar ninguna de las concesiones que le hizo su contrincante.

Pero a partir del segundo set, el acierto de Nadal creció, sus errores no forzados descendieron y su rival comenzó a dudar, algo que el máximo favorito a hacerse con la victoria final acabó aprovechando.

Así, tras el 2-6 en el set inicial, ganó por un doble 6-4 los dos siguientes en un total de dos horas y 20 minutos.

Sin estar a su máximo nivel, Nadal celebró su triunfo con rabia, sabedor de que acababa de lidiar con una difícil velada.

"El primer set ha sido muy duro para mí. Él estaba jugando genial, de manera increíble. Intenté resistir, jugar más largo, poner la pelota en la pista y esperar a ver si perdía un poco de eficacia", dijo a la televisión al final de la contienda.

"Es una victoria muy importante, el partido era muy difícil. Ha sido un gran triunfo ante un gran jugador", agregó.

Ahora, en semifinales aguarda el sorprendente tenista ruso Karen Khachanov, que se deshizo por su parte del holandés Robin Haase por 6-3, 6-1, y al que domina en el global de sus enfrentamientos por 3-0, el último de ellos esta temporada en la tierra batida de Montecarlo (6-3, 6-2).

- Tsitsipas sigue sorprendiendo -

En el otro lado del cuadro, la esperanza griega Stefanos Tsitsipas no se conformó con derrotar el jueves al serbio Novak Djokovic y superó también al tercer mejor jugador del mundo, el alemán Alexander Zverev, en tres sets.

Tsitsipas, de solo 19 años, cedió el primero 3-6 pero se rehizo a continuación para acabar imponiéndose en casi dos horas y media por 7-6 (13/11) y 6-4 a un Zverev al que todos veían ya en la final.

Así, el heleno se convirtió en el jugador más joven desde Rafael Nadal en 2016 en ganar a tres top-10 de forma consecutiva.

"Estoy confundido. ¿Es en serio?", preguntó tras conocer la magnitud de su gesta.

"Esto demuestra que con trabajo y demostración los sueños se hacen realidad", sentenció.

Ahora el griego, que nunca había llegado ni siquiera a cuartos en un Masters 1000, se verá las caras con el sudafricano Kevin Anderson por un puesto en la final.

Anderson pasó por encima del búlgaro Grigor Dimitrov en poco más de una hora de juego en sets corridos de 6-2, 6-2.

El sudafricano, uno de los mejores sacadores del circuito, volvió a basar su triunfo en su servicio, con 12 "aces" y el 81% de los puntos logrados con su primer saque (22/27).

Además, su ventaja nunca llegó a peligrar y no tuvo en ningún momento que salvar un punto de break de su contrincante mientras él materializó tres de los siete que tuvo.